Mar 052020
 

Este año, desde el sindicato co.bas Madrid, seguimos reivindicando la lucha de las mujeres trabajadoras, y el significado histórico de este día.

En 1910, durante la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, se decidió proclamar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, en conmemoración a las trabajadoras que murieron en la fábrica de camisas Shirtwaist de Nueva York, en 1857. Como mujeres trabajadoras, luchamos para mejorar nuestros derechos, y año tras año, reivindicamos el 8 de Marzo, como nuestro día: Día de la mujer trabajadora.

Este año, volvemos a denunciar la precariedad laboral que sufrimos las mujeres, desde la mayoría de contratos a tiempo parcial, brecha salarial, las pensiones o el desempleo, el cual nos afecta un 19% más a las mujeres trabajadoras que a los hombres.

Porque este año el 8 de Marzo es domingo, queremos recordar a los sectores más precarizados que no entienden de domingos ni festivos, como son hostelería,  hospedaje, limpieza y comercio, todos trabajos feminizados con porcentajes del 87% de mujeres en el sector de limpieza y un 74% en el sector de comercio.

Desde 2012, en Madrid tenemos la Ley de dinamización de la actividad comercial, que dispone a los empresarios la libertad para abrir sus establecimientos todos los días de la semana en el horario que ellos precisen. Esta medida supone un gran paso hacia atrás para la conciliación de la vida laboral y familiar, ya que se hace cada vez  más incompatible. La apertura de domingos y festivos no genera empleo, precariza el que ya hay y no nos permite vivir.

El 79%  de las jornadas parciales son ocupadas por mujeres, esto supone una falta de independencia económica para nosotras, que nuestro trabajo productivo (trabajo asalariado) sea un simple refuerzo o suplemento y no tengamos un salario que nos permita tener condiciones de vida dignas.

Las mujeres cobramos un 34% menos de pensiones que los hombres, debido a que en gran medida, somos nosotras las que nos ocupamos del trabajo reproductivo (laborales domésticas, cuidado de menores, discapacidad, personas mayores), y también supone unas pensiones de viudedad que son una auténtica vergüenza para las mujeres que han pasado toda su vida a cargo del hogar.

Dentro del sistema capitalista, las mujeres trabajadoras sufrimos esta precariedad para reproducir el funcionamiento del propio sistema sin que a él le suponga ningún gasto, es decir, los trabajos reproductivos son necesarios para nuestras vidas, y todos los recortes en servicios sociales y de cuidados (guarderías, residencias, educación, ley de dependencia) recaen principalmente sobre nosotras.

Las mujeres migrantes ocupan el 40% del trabajo en los servicios domésticos, la mayoría de ellas en situaciones muy vulnerables, sin estar dadas de alta y con salarios de miseria. Tienen una doble opresión, como mujeres y como migrantes, teniendo enormes dificultades para acceder al empleo, muchas de ellas, con trabajos feminizados y precarios. Desde co.bas Madrid, denunciamos el racismo institucional, y la criminalización sistemática a las personas migrantes. No podemos olvidarnos de la parte más vulnerable de la clase trabajadora, y a su vez a la que más ataca el sistema capitalista para generar rentabilidad.

También, desde co.bas Madrid nos queremos manifestar una vez más contra las violencias machistas. Durante el  2019 se han producido 99 feminicidios, 55 a manos de sus parejas o exparejas y el resto de víctimas han sido por parte de conocidos,  familiares (hijos, hermanos, cuñados, padres), o por sus proxenetas. A lo que hay que añadir, 3 víctimas menores que han sido asesinados a manos de sus padres como consecuencia de este tipo de violencia.

Asimismo, al menos 73 mujeres  han sido víctimas de violaciones en grupo o las llamadas “manadas” porque en España, cada 5 horas se produce una agresión sexual, ante una justicia patriarcal que sigue tildando de ABUSO lo que es VIOLACIÓN.

Pero estos datos son la punta del iceberg de la violencia a la que nos vemos sometidas las mujeres puesto que la mayoría de las situaciones no son denunciadas permaneciendo en un plano oculto del que desconocemos los datos abrumadores.

No podemos dejar de reiterar nuestro posicionamiento abolicionista respecto a la prostitución. En ningún caso aceptamos los argumentos que desde “parte del movimiento feminista”, y el propio sistema capitalista nos venden como «libertades individuales» de las mujeres. Entendemos que las mujeres trabajadoras no tenemos ninguna libertad dentro del sistema capitalista, y mucho menos cuando nuestra vida depende de nuestras condiciones materiales de existencia. Por ello, desde la abolición, exigimos esas condiciones con medidas reales, para que ninguna mujer esté obligada a ejercer la prostitución.

Mercantilizar nuestros cuerpos no nos supone más libertad, es afianzar el patriarcado y condenarnos a la esclavitud. La prostitución no es el trabajo más antiguo del mundo, es el privilegio más antiguo que tienen los hombres sobre nosotras.

En medio de esta ofensiva propagandista de la derecha encabezada por Vox, no caben esperas ni desmovilizaciones en aras de “dejar hacer” al nuevo gobierno. Las mujeres  dijimos gobierne quien gobierne y llevamos años luchando para dejar de estar sometidas a los deseos y mandatos de esta sociedad heteropatriarcal  y NO VAMOS A DAR NI UN PASO ATRÁS, porque nos han declarado la guerra y la vamos a ganar.

Porque a la ultraderecha machista y reaccionaria se la combate en la calle y con medidas democráticas, sociales y de igualdad real, hay que exigir desde las calles al nuevo gobierno:

· Trabajos dignos que nos permitan compatibilizar nuestras vidas.
¡Cierres de Domingos y festivos!  
·  Derogación de las Reformas Laborales (2010 y 2012).  
· No a la brecha salarial. ¡A igual trabajo, igual salario!  
· ¡Pensiones dignas y a cargo de los Presupuestos Generales del Estado!
· El Estado debe asumir los trabajos de cuidados. ¡Exigimos guarderías y
residencias públicas, una Ley de dependencia real y efectiva!  
· ¡No a la Violencia Machista! ¡Medidas reales ya!  
·  Persecución del proxenetismo. Generarlas condiciones materiales para
que las mujeres prostituidas tengan salidas reales a la esclavitud
sexual. ¡Abolición de la prostitución!  

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en estos momentos.